Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Guadalupe para Niños

Los niños son el futuro de este mundo y debemos enseñar a los pequeños a orar y a tener una constante comunicación con Dios, ya que así entablan una relación cercana con Dios y no tienen  miedo de mostrar sus sentimientos hacia Dios y hacia los demás, también esto los ayuda a crecer espiritualmente y les enseña a ser humildes. Por esa razón invitamos a todos los niños a que hagan la oración a la virgen de Guadalupe, para que la virgen los cubra y proteja con su manto.

Oración para los Niños

Esta oración la puedes rezar todas las mañanas y en las noches antes de ir a la cama a dormir.

Oración para Niños

Dulce Madre María, se mi compañía cada día
Te pido Madre, me ayudes a portarme bien,
a ser un buen hijo, y una buena persona
Servicial y atento para lo que necesiten mis papás
y quienes me rodean.

Dame Santa Madre,
tu manito para que esté siempre yo por ti protegido
Permíteme ser siempre feliz
y tener una sonrisa amable para todos
Enseñame a hacer el bien a otros,
como le enseñaste a tu hijo Jesús. Amen.

La oración de los Niños

Enseñar a los niños a orar deberia ser tarea de todos pero hoy en día prefieren que los hijos escojan lo que quieren y si ellos elijen no orar para los padres esta bien y esto no debe ser así ya que este no les enseña a los niños a ser mejores personas sino mas bien a que todo lo que hagan primer debe ser aprobado por ellos y sino les parece dejan las cosas de lado, pero que debemos hacer si esto persiste, y es que cuando estos niños llegan a la adultez tienden a ser quisquillosos y a quejarse por todo por los trabajos porque no son lo que ellos quieren y porque no tienen el control de las cosas que pasan a su alrededor.

Pero es porque los padre han tenido la culpa por ser malos padre y porque creen que los niños deben escoger lo que es mejor para ellos.

Emma Brichtow: cada vez que terminaba la tarea que me ponía la maestra me gustaba recostarme en mi pupitre y verlo sin parpadear, simplemente me encantaba su sonrisa, sus ojos, sus labios, puedo jurar que incluso lo necesitaba para respirar, cada vez que él no iba me sentía sola a pesar de tener amigas necesitaba de él, ya que él era mi motor, el motor que necesitaba para caminar.

Mike Evans: transcurrían largas horas y recuerdo que hasta de pequeños hacíamos lo posible para poder quedarnos charlando un poco más. Necesitaba de esa niña tanto como ella de mí.

Recuerdo hasta llegar un poco antes a la escuela para sentarme justo al lado de donde ella se sentaba, hacíamos pareja cuando teníamos algún trabajo, cuando alguien no recordaba llevar la tarea el otro hacia lo posible por dar algo de copia y así poder ayudarnos.

Emma Brichtow: el ayudarnos y trabajar juntos fue motivo de formar un equipo que muchos envidiaban, recuerdo que él desde pequeño fue celoso conmigo al igual que yo con él, nos cuidábamos mutuamente, éramos un par de niños enamorados sin conocimiento del amor y así en silencio llego el amor sin pedir permiso, sin una hora.

Mike Evans: en ocasiones nos querían separar del grupo ya que éramos demasiado unidos.

Esa niña vaya que era celosa aún recuerdo esa pequeña cara enojada también recuerdo que la maestra nos pedía un poco más de silencio ya que éramos dos niños los cuales charlaban mucho.

Así seguían pasando los meses, las semanas, los días, las horas y la Señorita Brichtow era muy especial para mí, era una sensación que no tenía definición alguna al estar junto a ella

Emma Brichtow: recuerdo que la maestra nos silenciaba a cada momento debido a que hablábamos mucho.

Vaya niño como me encantaba que el fuese el primer rostro que miraba todas las mañanas, era perfecto ya que lo esperaba todos los días con ansias, deseaba que la noche pasara rápido para poder verlo, me gustaba la forma en la que me recibía todos los días a la misma hora, sencillamente él era todo lo que quería en un futuro, él era ese amor en silencio que nadie sabía más que yo y Dios

Mike Evans: tan solo éramos unos niños, desgraciadamente el año escolar estaba por terminar, me destrozaba tanto pensar en que no la vería seguidamente como solía hacerlo pero disfrutamos los últimos días cual si fueran los últimos que estaríamos juntos.

Emma Brichtow: me mataba el pensar que no lo vería mas, días antes de salir le dije que hiciéramos una promesa, confundido me miro y pregunto:­¿que promesa? A lo que respondí: prométeme que seguiremos juntos pase lo que pase y alce mi meñique me miro y me dijo: lo prometo.

Mike Evans: la pequeña promesa de dos niños inocentes, fue lo mejor estar los últimos días escolares al lado de esa niña. Llego el día final, el día de la despedida, ya era la hora de salida, mi corazón latía como nunca, recuerdo quedarme un poco de tiempo para poder ver su sonrisa por última vez.

Emma Brichtow: ese día, el ultimo día le di un beso en su mejilla, él se sonrojo, me observo tímidamente y me despedí, estaba segura de que seguiríamos juntos pero quería estar día a día con el como de costumbre.

Mike Evans: era muy tímido y los nervios me comenzaron a traicionar, comencé a temblar un poco pero ella tomo mi mano y dijo: todo esta bien (okey), me dio un